¿Qué significa soñar con humo?

Es común apreciar el humo al hacer una fogata, encender algún fósforo, quemarse nuestra comida, fumar y en los incendios, donde éste se convierte en la causa principal de muerte por asfixia.

El humo en los sueños
Soñar con humo se relaciona con nuestros deseo y necesidad de enfrentar las cosas
Soñar con humo suele hacer referencia a todos aquellos anhelos que deseamos cumplir pero que consideramos lejos de nuestro alcance, asociándose con la inquietud, la duda y la permanente incertidumbre que nos envuelve. A continuación analizaremos algunas posibles interpretaciones de soñar con humo.

  • Soñar que vemos mucho humo

    representa la necesidad de esclarecer algunas situaciones o relaciones personales. Es posible que nos hallamos guardado ciertos secretos u opiniones para no lastimar a la otra persona, evitando así la confrontación, la pelea. Sin embargo, nos estamos cansando de ser siempre los comprensivos y solamente guiarnos en función al deseo ajeno, por lo que deseamos realizar un cambio interno que le dará un verdadero sentido a nuestra vida. Recordemos que muchas veces tenemos que perder algunas cosas para ganar otras. Sigamos adelante con nuestros planes y no nos dejemos abatir por las adversidades o los enemigos.
  • Soñar que vemos mucha gente en medio del humo

    quiere decir que algunas personas de nuestro entorno están escondiendo algo, y no están siendo sinceras con nosotros, ya sea por envidia, celos o simplemente porque no quieren lastimarnos. Aún así deberemos cuidarnos, pues pueden manejarse con mentiras para manipular a la gente y así proyectar una imágenes erróneas sobre nosotros en los demás. La confianza es esencial en las amistades, pero por un tiempo mantengámonos alertas y no hablemos sin pensar dos veces lo que vamos a decir.
  • Soñar que vemos humo saliendo de nuestra casa

    simboliza riñas familiares. Es cierto que las familias deben mantenerse unidas, pero a veces resulta muy complicado llegar a algún acuerdo, ya que cada quién tiene sus propios intereses y no podemos obligar a la gente a hacer lo que nos parece más conveniente. Las casas representan los criterios personales de cada integrante, por lo que el significado del sueño sugiere que debemos ser más flexibles con la forma de pensar y con las decisiones de cada quien.
  • Ver humo negro en los sueños

    hace alusión a los obstáculos y a la mala racha que estamos atravesando. Si queremos solucionar pronto los inconvenientes, tenemos que dejar de lado las actividades que nos distraen y que nos desvían de nuestra meta. Por otro lado, ver humo blanco en los sueños anuncia cambios positivos que ocurrirán en nuestro día a día. Podemos contar con la ayuda de las personas que nos rodean, porque ellas nos brindarán su apoyo incondicionalmente.
  • Soñar que nos tiran humo en la cara

    indica que, aunque nos cueste aceptarlo, cierta gente está dañándonos con sus actitudes y comportamientos. Tenemos que ponerle punto final a esta desdichada situación, caso contrario esta relación se tornará cada vez más y más enfermiza, convirtiéndose en una verdadera pesadilla. Hay ocasiones en las que estamos tan cegados por el amor, que no percibimos cómo nos perjudica nuestra pareja o la persona que nos gusta.
  • Ver el humo que sale de una chimenea en los sueños

    significa que el gran esfuerzo que hacemos para lograr el reconocimiento en el ámbito laboral, está surtiendo efecto. Ahora simplemente tenemos que seguir actuando con justicia y veremos cómo conseguimos lo que queremos en poco tiempo. Recordemos que "la paciencia es una virtud".

Humo negro
Soñar con humo negro representa obstáculos, problemas y mala suerte
En términos generales, soñar con humo representa nuestro interior y nuestra manera de percibir al mundo. Es importante que abramos los ojos para darnos cuenta quién está en nuestro bando y quién lucha por el contrario.

Humo blanco
Soñar con humo blanco simboliza que buenos cambios se aproximan en nuestra vida
Soñar con humo sugiere que tenemos que enfrentar las situaciones cuanto antes y no permitir que los problemas, por más grandes y graves que parezcan, nos desmotiven y desmoronen.