¿Qué significa soñar con desierto?

Los desiertos se caracterizan por su escasez de agua y por la arena que compone su suelo. En estas regiones, el clima extremo dificulta la vida, tratándose así de un territorio inhabitable para los seres humanos.

Desierto en los sueños
Soñar con desiertos hace referencia a la soledad e incertidumbre por la que estamos pasando últimamente
Al no ser paisajes tan comunes como las ciudades o el campo, cuando se tiene este tipo de sueños son muchas las personas se preguntan cosas como "¿por qué sueño que estoy perdido en el desierto?" o "¿qué significa soñar que estoy en un desierto de noche?".

Oasis en el desierto
Soñar con un oasis es una buena señal, sobre todo para los negocios
Soñar con desierto suele darnos la pauta de que algo está a punto de suceder, ya que éste representa soledad, ansiedad, aislamiento, incertidumbre e incluso desarraigo. A continuación detallaremos algunos posibles casos de soñar con desiertos.

  • Soñar que caminamos por un desierto de noche

    significa que estamos a tientas en la vida. La oscuridad de la noche nos transmite una sensación de inestabilidad, que se compara con la desesperación provocada por encontrarnos solos en un lugar desconocido. Necesitamos fijarnos alguna meta para poder recobrar ese entusiasmo por las cosas, que le daban a nuestros ojos ese brillo inigualable. Para poder conseguirlo, debemos despejar nuestra mente y trasformar todos los pensamientos negativos que tenemos... ¡en el motor de nuestros sueños!
  • Cruzar o atravesar un desierto en los sueños

    hace referencia a todas las dudas que nos impiden avanzar, sobre todo si estamos envueltos en una tormenta de arena. La indecisión nos podrá dejar estancados durante algún tiempo, o quizá nos conduzca hacia un camino que no deseamos. Si no pensamos por nosotros mismos, le daremos pie a otras personas para que decidan nuestro destino. No permitamos que alguien más sea dueño de nuestra vida.
  • Soñar que damos un paseo o hacemos un tour por el desierto

    quiere decir que estamos abiertos a nuevos retos. Hemos llegado a la conclusión que las cosas no siempre son lo que parecen, y que tenemos la habilidad de darles la forma que deseemos según la perspectiva desde la cual las miremos. También sugiere que olvidaremos a un viejo amor y nos focalizaremos en la persona que nos gusta. No actuemos precipitadamente si lo que queremos conseguir es una relación estable.
  • Encontrar un oasis en medio del desierto en los sueños

    indica que tendremos suerte con algunos negocios. Veníamos atravesando una época complicada, donde no veíamos buenos resultados... pero llegó el momento de cosechar todo aquello que hemos sembrado. Es normal que cuando notamos una mejora en nuestro capital, la ambición se apodere de nosotros y nos haga ir por más. Lo ideal es no desperdiciar ninguna oportunidad que se nos presente, sin embargo, tendremos que evaluar qué es más importante... el dinero o la salud.
  • Soñar que estamos perdidos en un desierto

    representa el malestar que sentimos actualmente. No nos sentimos conformes con lo que hacemos ni con el camino que hemos elegido, pero en lugar de hacer algo al respecto, nos quedamos de brazos cruzados esperando que suceda algún milagro que cambie nuestro día a día. Para que nuestro estilo de vida cambie, es imprescindible que dejemos de pensar tanto y nos pongamos manos a la obra. Nunca es tarde para comenzar de cero. Para ampliar el significado del sueño, te sugiero que leas soñar con estar perdido.

En términos generales, soñar con un desierto hace alusión a problemáticas que nos costarán resolver, pero con el apoyo de nuestros amigos o familiares, podremos solucionarlas. Este sueño también advierte que somos vulnerables a calumnias y habladurías. Tengamos cuidado con lo que decimos o podremos ganarnos muchos enemigos.

Perdido en el desierto
Soñar que estamos perdidos en el desierto hace referencia al malestar interior que sentimos por decisiones que tomamos
Sin embargo no todo es malo, ya que soñar con desierto puede tener una connotación positiva ligada a la paz interior y a la espiritualidad, que irá en función al contexto en el que nos encontremos.