¿Qué significa soñar con tatuajes?

Los tatuajes son figuras, textos o dibujos que, generalmente, tienen cierto simbolismo para nosotros. Los tattoo se plasman sobre la piel mediante agujas que inyectan tinta, haciéndonos sentir únicos frente a la sociedad.

Persona tatuandose
Soñar con tatoos puede ser una verdadera pesadilla para personas conservadoras o con miedo a las agujas
Soñar con tatuajes se asocia con el narcisismo, la seducción y la necesidad de sentirnos especiales o diferentes al resto de las personas. A continuación analizaremos algunas posibles interpretaciones de soñar con tatuajes.

Tatuaje de tribales
Soñar con tatuajes hace referencia a nuestro deseo de impresionar,
aunque puede referirse también a marcas del pasado
  • Soñar que nos hacemos un tatuaje

    quiere decir que deseamos impresionar a la gente de nuestro entorno. Nuestra autoestima se encuentra dañada por algunos hechos fehacientes que nos han marcado. Debemos recuperar la seguridad en nosotros mismos, y una manera de lograrlo consiste en formar nuevos vínculos sociales, los cuales nos permitirán sentirnos útiles y alardear de nuestras cualidades innatas.
  • Soñar que nos tatuamos un dragón

    indica que nos esforzamos constantemente pero para continuar con esta energía, requerimos que de vez en cuando se nos reconozca nuestro trabajo. Para ampliar el significado del sueño, te sugiero que leas soñar con dragón.
  • Hacernos un tattoo en los sueños

    señala nuestra inconformidad. Tenemos ciertos pensamientos o maneras de actuar que nos molestan, pero no sabemos cómo cambiarlas. El primer paso es reconocer en qué nos equivocamos para poder remendar ese error que tanto nos disgusta. Los rasgos de nuestra personalidad nacen por las experiencias que vamos teniendo, por lo que se hace difícil realizar un cambio radical en ellos. Si logramos sentirnos cómodos con nosotros mismos, alcanzaremos la seguridad necesaria para triunfar en todo aquello que nos propongamos. Démosle un giro a nuestras vidas y dejemos a un lado la rutina.
  • Soñar que nuestra pareja se hace un tatuaje

    da indicios de que esa persona está intentando comunicarnos algo, y nosotros no nos percatamos de ello. Quizá recientemente hayamos tenido alguna discusión con nuestra media naranja o una fuerte diferencia de opiniones, generando un ambiente tenso y frío entre nosotros. Nuestra pareja desea una pronta reconciliación, pero el orgullo y amor propio que tenemos nos ciega. Debemos darle una segunda oportunidad y veremos cómo aflora el amor fortaleciéndose nuestros vínculos sentimentales.
  • Soñar que tenemos un tatuaje que en realidad no lo tenemos

    se asocia con inestabilidades emocionales y laborales. Surgirán algunos obstáculos en nuestro día a día, que nos pondrán a prueba y determinarán nuestro porvenir. Es importante que nos mantengamos a la altura de las circunstancias y no nos dejemos llevar por el qué dirán.
  • Soñar que nos borran un tattoo

    representa nuestro anhelo por deshacernos de todo aquello que nos atormenta o nos hace daño. Los eventos del pasado o las decisiones que hemos tomado, determinan nuestro presente y forman nuestro futuro, sin embargo debemos aprender a descartar de nuestra vida lo que nos hace mal, lo que contamina nuestra mente y nuestro corazón. No podemos vivir arrepentidos por lo que hicimos o por lo que dejamos de hacer; tampoco podemos pensar que todo lo pasado fue mejor, ni que las relaciones que teníamos en ese entonces lo eran. Para todo el mundo es difícil olvidar a una persona que formó parte de nuestra vida, como nuestro exnovio, o superar la muerte de algún familiar... Sin embargo debemos ser fuertes y afrontar la realidad con madurez. Aprendamos a disfrutar del presente.

En definitiva, soñar con tatuajes representa el arduo deseo por destacar y por ser reconocidos en los distintos ámbitos.

Mujer con tatuaje de dragón
Soñar con tatuajes de dragones o con tatuajes de tribales son los dos casos más comunes
Los tattoos en los sueños también pueden hacer alusión a cicatrices o marcas que la vida nos ha dejado y que son complicadas de olvidar. Es imprescindible que demos vuelta la página de nuestro libro para poder crecer como personas y vivir el presente.