¿Qué significa soñar con acné?

Este tipo de sueños, al igual que soñar con exámenes, es típico de la adolescencia, aunque claro, esto no significa que se limite exclusivamente a ese rango de edades.

El acné en los sueños
El acné en los sueños
Soñar con estas infecciones en la piel está frecuentemente vinculado con nuestra autoestima y con nuestros sentimientos en general, ya sean positivos o negativos. A continuación analizaremos algunas posibles interpretaciones de soñar con acné.

  • Soñar que tenemos muchos granitos en la cara indica que hay situaciones o personas que nos están contaminando y envenenando por dentro. No dejemos que las juntas nos perjudiquen, ni que los malos momentos nos superen.
  • Reventarnos un grano en los sueños se relaciona con nuestra ardua necesidad por expresar lo que sentimos, sin temor al qué dirán, ni al inexorable rechazo. Hay algún factor en nuestra vida que nos impide hacerlo, sin embargo, debemos aprender a ser libres de las personas, nunca es tarde para lograrlo.
  • Soñar que somos los únicos que tenemos granos o espinillas en un grupo quiere decir que no nos sentimos capaces de congeniar ni socializar con nuestro entorno. Nos cuesta mucho adaptarnos a las nuevas circunstancias. Esto posiblemente se deba a la falta de seguridad en nosotros mismos. Debemos trabajar en nuestra estima todos los días.
  • Tener granos y barritos en todo el cuerpo anuncia prosperidad en todo lo que emprendamos. Es momento de invertir, realizar negocios, formalizar con nuestra pareja o hacer alguna actividad que tenemos pendiente desde hace tiempo.
  • Soñar que vemos a personas con acné nos presagia una época de mala racha. No seamos imprudentes e incomprensivos, ya que ésto puede acarrearnos conflictos con nuestra pareja, amigos o familiares. Es importante además que, cuidemos nuestra salud, porque estamos propensos a contraer alguna enfermedad.

En resumen, el acné en los sueños nos advierte que debemos estar preparados para cualquier tipo de crítica, constructiva o destructiva, hacia nuestra persona. A pesar de lo que opine la gente sobre nuestras actitudes o decisiones, nunca perdamos de vista quienes somos.