¿Qué significa soñar con fuego?

Este sueño, con fuego y llamas se relaciona con la pasión, los cambios, las buenas noticias, el éxito y la buena convivencia. Adquirirá connotaciones positivas, siempre y cuando, no nos estemos quemando con él o que las llamas no estén descontroladas.

El fuego en los sueños
El fuego en los sueños
No olvidemos que la interpretación dependerá del contexto y de nuestra situación actual. A continuación analizaremos algunos posibles casos de soñar con fuego.

  • Soñar con una pequeña fogata indica que hemos madurado y que nos sentimos satisfechos con nuestra forma de ser. Nunca perdamos la confianza en nosotros mismos. Incluso puede hacer alusión a nuestra propia motivación, nuestros sueños, que nos permiten seguir adelante.
  • Soñar que vemos un gran incendio con grandes llamaradas quiere decir que pronto realizaremos algún viaje, ya sea de placer o de negocios. En el último caso, presagia prosperidad económica. Tengamos en cuenta que el significado dado es para un determinado contexto. Puedes ver otros significados de soñar con incendios en este mismo blog.
  • Observar el fuego en los sueños se asocia con nuestras metas. Se aproxima una época en donde se cumplirán todas nuestras expectativas, sigamos luchando y no nos demos por vencidos hasta ese entonces.
  • Ver a una persona en llamas quiere decir que somos capaces de hacer cualquier cosa, incluso dañar a alguien, con tal de lograr nuestros objetivos.
  • Soñar que el fuego nos rodea junto con una persona querida significa que aunque no lo aparentemos somos sumamente sensibles y perceptivas. Además implica que es muy fuerte el vínculo que tenemos con esa persona.
  • Quemarnos con fuego en los sueños tiene diferentes acepciones negativas, entre ellas las enfermedades, las pérdidas económicas y los fracasos laborales. No nos dejemos abatir por las circunstancias y recordemos que "después de la tormenta siempre llega la calma". Incluso puede vincularse con problemas internos que no podemos resolver por nosotros mismos. Quizás sea momento de recurrir a algún profesional para que nos guíe y nos aconseje.
  • Soñar que vemos cenizas se vincula con la envidia, los rencores y la sed de venganza. Alejémosnos de aquellas personas tóxicas.
  • Encontrarnos con que nuestra casa se incendia simboliza traiciones y engaños. No seamos tan confiados con la gente de nuestro entorno. Obtendremos paz y tranquilidad en nuestro hogar y nuestros lazos sentimentales se fortalecerán. 
  • Soñar que se incendia nuestro negocio indica que hemos tomado buenas decisiones y que hemos realizado buenas inversiones. Es tiempo de grandes ganancias y estabilidad económica.
  • Combatir el fuego con agua es señal de que triunfaremos en la vida, pero para lograrlo, deberemos pasar una etapa repleta de incertidumbres, preocupaciones y frustraciones. Recordemos que el agua en los sueños es símbolo de vida. No permitamos que la llama de nuestro sueño se extinga frente a las adversidades.
  • Soñar que apagamos el fuego quiere decir que vendrán buenos tiempos, pero para cumplir con nuestras metas, tendremos que hacer muchos sacrificios y dejar de lado, temporalmente, actividades que nos gustan y nos hacen sentir bien.
  • Encender fuego en los sueños significa que vendrá un época de prosperidad y felicidad. Es posible que nos reencontremos con alguna vieja amistad que creíamos perdida.
  • Soñar que vemos las ruinas de alguna propiedad nuestra simboliza mala racha. Nuestros negocios o nuestro trabajo se mantiene pendiendo de una cuerda. Cuidemos nuestros puestos de trabajo para evitar caer en la ruina.
  • Caminar sobre las llamas sin quemarnos se relaciona con nuestra constancia y perseverancia. Una vez que nos involucramos en un proyecto, nos compenetramos al cien por cien con él. Saldremos airosos de cualquier situación difícil.

En términos generales, soñar con fuego se relaciona directamente con las metas que nos hemos fijado y nuestro crecimiento personal. Estamos llenos de ambiciones, pero muchas veces debido al temor al fracaso, o debido a las malas juntas, no pisamos fuerte y nos quedamos estancados en la comodidad.