¿Qué significa soñar con pelo?

El cabello o vello en nuestro cuerpo tiene la función de protegernos de agentes externos, por lo tanto, suele estar relacionado con varios factores tales como: libertad, fuerza y progreso.

Peinar el pelo en los sueños
Peinar el pelo en los sueños
Este tipo de sueños puede adquirir diversas connotaciones sexuales, dependiendo del sitio en donde observemos la abundancia o la carencia de pelo. A continuación analizaremos algunos posibles casos de soñar con cabello.

  • Soñar con el pelo sucio es indicio de alguna enfermedad en nosotros o en nuestros seres queridos. Es prudente someternos a algunos chequeos médicos.
  • Soñar con el cabello bien cuidado y brillante significa que atravesaremos una racha de muy buena suerte.
  • Encontrarnos pelo en el suelo anuncia que estamos expuestos a robos o a grandes pérdidas materiales. Seamos precavidos y cuidadosos para evitar malos tragos.
  • Vernos con el pelo de un color diferente simboliza cambios en nuestra vida. Se nos abrirán muchas puertas. Es momento de explotar al máximo nuestras habilidades.
  • Soñar que cambiamos radicalmente de peinado es indicio de que debemos afrontar los problemas desde otra perspectiva para poder solucionarlos, porque la estrategia que hemos estado utilizando no nos resulta efectiva.
  • Ver que nos creció el cabello en los sueños quiere decir que recibiremos una importante suma de dinero, posiblemente se deba a algún ascenso laboral. Para ampliar esta interpretación, te sugerimos ver el significado de soñar con dinero.
  • Soñar que tenemos una abundante melena significa que somos muy seguros de nosotros mismos, y que gracias a eso, somos capaces de salir airosos ante cualquier adversidad.
  • Tener mucho vello púbico en los sueños se relaciona con la virilidad. Indica nuestra tendencia a alardear de nuestras aventuras sexuales.
  • Soñar que nos cortan el cabello se asocia a enfermedades, ya que nos sentimos débiles y vulnerables, aunque también puede vincularse a posibles problemas que aparentemente son imposibles de resolver.
  • Peinarnos en los sueños hace alusión a nuestra necesidad por ordenar algunos pensamientos. Lo único que nos hace falta es tiempo para saldar nuestras dudas, generalmente asociadas con nuestra pareja.
  • Soñar que nos quedamos calvos o ver una persona sin pelo quiere decir que sufriremos un periodo muy doloroso, posiblemente asociado a enfermedades incurables.
  • Soñar que nos huelen el cabello tiene connotaciones sexuales, relacionadas con nuestro anhelo por mantener una vida sexual activa. Puedes ver también la interpretación de soñar con sexo.
  • Oler el cabello de otra persona significa que no solamente el sexo es importante en nuestras vidas, sino que además, estamos buscando una persona que pueda cumplir con nuestras expectativas fuera de la cama.
  • Soñar que nos tocamos el cabello con mucha frecuencia hace referencia a nuestra necesidad por desprendernos de algunos secretos o confesiones que hemos estado guardando por mucho tiempo. 
  • Vernos usando una peluca quiere decir que no nos estamos mostrando como verdaderamente somos frente a los demás, lo cual está asociado al miedo por volver a experimentar situaciones dolorosas, por temor a la desilusión.
  • Lavarnos el pelo en los sueños implica anhelo de renovación. Debemos estar preparados y dispuestos a cambios positivos, no podemos postergar más nuestras decisiones.
  • Soñar que estamos en la peluquería es señal que deseamos un cambio de imagen para aumentar nuestro sex-appel.
  • Vernos con el cabello blanco simboliza nuestra sabiduría. Nos hemos dado cuenta de algo muy importante que puede dar un giro completo a nuestra vida.
  • Soñar que encontramos pelos en la comida se asocia con peleas y discusiones en nuestro hogar o lugar de trabajo. 
  • Ver hormigas, cucarachas o gusanos en nuestro cabello significa que le asignamos a las cosas, más importancia de la que tienen en realidad. Puedes ver también otros sueños de insectos.

En términos generales, soñar con cabello, está relacionado con nuestra salud y con nuestra imagen, es decir, con la imagen de nosotros mismos que proyectamos a los demás y con la imagen que verdaderamente tenemos.