¿Qué significa soñar con familiares fallecidos?

Este es uno de los sueños más comunes, ya que la muerte es difícil de aceptar, sobre todo cuando se trata de personas tan allegadas y con las que hemos compartido tantas experiencias.

Familiares fallecidos en los sueños
Familiares fallecidos en los sueños
Vale aclarar que dependiendo de la persona fallecida con la que soñemos, variará la interpretación de nuestro sueño. Detallaremos algunos posibles casos:

  • Soñar con un familiar muerto que goza de buena fortuna indica que esta persona finalmente se encuentra descansando en paz.
  • Hablar con nuestro padre fallecido en los sueños puede relacionarse con malos negocios. Seamos prudentes a la hora de invertir nuestro dinero y de firmar contratos.
  • Conversamos con nuestra madre fallecida en los sueños quiere decir que estamos perjudicando a nuestros seres queridos. Procuremos no ser groseros ni agresivos en nuestras relaciones para evitar hacer sentir mal a los demás a causa de nuestras malas actitudes.
  • Soñar con nuestros padres muertos representa lo mucho que los extrañamos y nuestro anhelo por tenerlos cerca aunque sea un día más. Quizá sentimos que no fuimos lo suficientemente afectuosos con ellos mientras estaban vivos, o que no cumplimos con sus expectativas. Pero no nos martiricemos, vivir con arrepentimientos no es la solución a nuestros problemas. Tarde o temprano tendremos que asumir esta gran pérdida.
  • Ver a nuestro padre fallecido con vida en los sueños anuncia suerte y felicidad. Se aproxima una gran etapa de éxito personal.
  • Ver a nuestra madre fallecida con vida en los sueños hace referencia al amor que sentimos por ella y cuanto la echamos de menos, posiblemente pensamos que no pudimos despedirnos de ella de la manera correcta.
  • Soñar con abuelos muertos simboliza la felicidad durante nuestra infancia. Incluso puede estar vinculado con querer parecernos a ellos por los gratos momentos que pasamos a su lado.
  • Soñar con un hijo fallecido es una de las muertes más difíciles de superar. Nuestros hijos son irreemplazables y nuestro legado. Representa nuestro deseo por verlos crecer y pasar más tiempo con ellos. Lo peor que podemos hacer es culparnos por su muerte, evitemos esa angustia y recordemos que tenemos otras personas por quienes vivir.
  • Soñar que resucitan nuestros padres presagia buenas épocas, anuncia la calma y la alegría.
  • Dar un paseo con nuestros familiares fallecidos en los sueños quiere decir que pronto emprenderemos algún viaje inolvidable.
  • Soñar que le entregamos algo a un tío o tía fallecida se relaciona con pagos que debemos realizar. No descuidemos nuestros impuestos ni deudas.

Fundamentalmente este sueño se asocia con la angustia que sentimos tras haber perdido a un ser querido. No debemos reprimir nuestros sentimientos, sino más bien, aprender a expresar el amor que sentimos día a día, así evitaremos culparnos en un futuro y vivir con esa eterna carga psicológica.