Ser invisible o desaparecer significa que frente a los ojos de las demás personas, no existimos, ya que a simple vista, no pueden observar nuestro cuerpo ni sentir nuestra presencia.

Persona invisible
Soñar que somos invisibles es común cuando no deseamos asumir algunas obligaciones o responsabilidades
Soñar con ser invisible es un sueño bastante común, sobre todo durante la juventud, porque en esa etapa de la vida, estamos madurando y creciendo tanto física como psicológicamente, por lo que nuestra relación con la gente cambia y muchas veces nos sentimos incomprendidos por las personas adultas, fundamentalmente por nuestros padres y ocasionalmente por los maestros.

Representación de mujer invisible
Lo más común es soñar que somos invisibles durante nuestra adolecencia, cuando más incomprendidos nos sentimos
A continuación analizaremos algunas posibles interpretaciones de soñar que somos invisibles y desaparecemos.

  • Soñar que somos invisibles o desaparecemos denota la sensación de inferioridad ante el entorno. Estamos convencidos que ni siquiera nuestros seres queridos se preocupan por nosotros, por lo cual nos desvanecemos. La inseguridad, la timidez y el miedo, son factores que predominan en nuestro comportamiento cotidiano. La mayoría del tiempo nos sentimos solos, aunque estemos en una fiesta o reunión. Si no cambiamos nuestra perspectiva, lo único que ganaremos será alejarnos más de la sociedad y recluírnos en nuestra habitación. Es necesario que contemos con la ayuda de las personas que nos aman, explicándoles nuestra situación lograremos esa empatía que necesitamos. También simboliza la necesidad de huir de una circunstancia que nos atormenta.
  • Soñar que vemos a alguien desaparecer o que no podemos verlo representa nuestro temor a perder la relación con esa persona tan especial para nosotros. Sentimos que sin esa persona, que puede ser nuestro novio, la persona que nos gusta o incluso nuestra propia madre, no podremos continuar con nuestras vidas, acabandóse así su sentido. La realidad es que no podemos vivir con ese constante miedo de perder a alguien, porque daña nuestra salud y no nos permite valorar el presente como es debido. Recordemos que lo único seguro en esta vida es la muerte e intentemos asumirlo por más duro que sea.
  • Soñar que hacemos desaparecer objetos indica que somos sumamente egocéntricos y nos sentimos el ombligo del mundo. Está bien confiar en nuestras capacidades y habilidades, es una manera de seguir creyendo en un mañana propicio para nosotros y la gente que nos rodea. Sin embargo, ser arrogante y creerse siempre el dueño de la verdad o superior a los demás, no trae consigo nada bueno, solamente logra alejarnos de las personas gracias a nuestro comportamiento autoritario. Debido a nuestra forma de ser, es posible que pretendamos que las demás personas actúen de una manera determinada y que cumplan con cada una de nuestras expectativas. Nadie es nuestro títere, todos tenemos derecho a opinar diferente y a reaccionar en función a nuestras creencias y enseñanzas. Aprender a aceptar es parte de la vida. Por otro lado, soñar que otras personas hacen desvanecer cosas, es sinónimo de inseguridades. No estamos conformes con nosotros mismos. Creemos que hemos fracasado y será difícil superar este estado de un día para el otro. Lo esencial es darnos cuenta que todos cometemos errores, pero que podemos revertir cualquier situación aprendiendo de ellos.

En definitiva, soñar con desaparecer simboliza nuestro arduo deseo por librarnos de ciertas obligaciones y responsabilidades, pero solo lograremos escapar de ellas momentáneamente.

Hombre invisible
Soñar que desaparecemos puede implicar sentimientos reprimidos una baja autoestima
Hay que hacerle frente a las adversidades y no titubear en nuestras decisiones. Soñar con ser invisible nos invita a reflexionar sobre nuestro accionar y sobre nuestras raíces. Es probable que no estemos obrando de la manera correcta, de la forma que nos han inculcado nuestros padres cuando éramos niños. Seamos conscientes de nuestros actos y de las consecuencias de los mismos.

El infierno, averno o inframundo es donde, metafóricamente, van aquellas almas que no han obrado bien durante su estadía en la Tierra. Por lo tanto, el infierno representa el castigo, la tortura y el sufrimiento para muchas religiones, convirtiéndose el diablo o demonios en anfitriones de ese mundo tenebroso para toda la eternidad.

Representación del infierno
Lo más usual al soñar con el infierno es relacionarlo con el fuego y la muerte
Soñar con el infierno puede sugerir que no estamos exentos de caer rendidos frente a ciertas tentaciones, aunque también advierte sobre cambios que deberemos realizar para encaminar nuestra vida nuevamente.
A continuación analizaremos algunas posibles interpretaciones de soñar con ir al infierno.

  • Soñar que estamos en el infierno

    hace hincapié en nuestras debilidades. Los sentimientos de culpabilidad por algún acto que hemos cometido, y que consideramos ilícito o inmoral, nos está consumiendo lentamente y no nos deja vivir tranquilos. Es necesario esclarecer la situación, no solo con aquellas personas que se han visto afectadas por nuestras decisiones, sino también con nosotros mismos. Vivir con ese constante arrepentimiento nos traerá trastornos internos e inestabilidad en nuestras relaciones de pareja.
  • Oír llantos del averno en los sueños

    significa que estamos atravesando una etapa muy difícil. Sentimos que nadie nos entiende y que somos las únicas personas que estamos sufriendo o padeciendo males en el universo. Es importante que nos calmemos y no nos alejemos de los seres queridos que intentan ayudarnos en este duro camino. Para ampliar el significado de este sueño te sugiero que leas el artículo soñar con llorar.
  • Soñar que vemos amigos o conocidos en el inframundo

    quiere decir que personas cercanas se hallan en serios inconvenientes y nos necesitan con urgencia para solucionar sus problemas. Es probable es que estén sumergidos en una gran deuda, pero tengan vergüenza de acudir a nosotros para pedirnos dinero prestado. La solidaridad y generosidad, son características propias del ser humano. En caso de no contar con los recursos económicos suficientes para ayudarla, al menos acompañémosla y brindémosle nuestro apoyo incondicional, de lo contrario es posible que se involucren en malos negocios o se relacionen con personas malintencionadas. Recordemos que los verdaderos amigos son aquellos que están tanto en las buenas como en las malas.
  • Soñar que vemos el infierno a lo lejos

    hace alusión a nuestra madurez. Finalmente hemos adquirido la fuerza y la valentía para afrontar todos los problemas que se nos presentan. El significado del sueño sugiere que habrán cambios importantes en nuestra vida, por lo que todas nuestras buenas acciones tendrán su correspondiente recompensa.
  • Soñar que bajamos al infierno o inframundo y logramos salir

    anuncia que vendrán épocas de prosperidad y felicidad. Escapar sin mayores inconvenientes, sugiere que hemos sido capaces de vencer nuestros miedos y que estamos listos para enfrentar cualquier circunstancia o nuevo desafío. Nos sentimos poderosos y seguros, es momento de emprender nuevas actividades y recobrar la confianza en las demás personas para nutrir las relaciones intrapersonales.

El infierno se encuentra representado bíblicamente por varios elementos, entre ellos el fuego y el tridente, por lo que las figuras demoníacas no necesariamente se manifiestan en estos sueños.

Puertas del infierno
Soñar con las puertas del infierno es un mal presagio, ya que implica la entrada a una etapa difícil de nuestra vida
En términos generales, soñar con el averno es un sueño desagradable que suele considerarse una pesadilla. Nosotros mismos tenemos la habilidad para construir nuestro propio destino. No nos dejemos llevar por sentimientos banales y actuemos en función a lo que nos dicta nuestro corazón y nuestra conciencia.

Pintura del averno o inframundo
Son variadas las religiones que describen al infierno como un lugar de pena y castigo
Soñar que estamos en el infierno puede advertirnos que no estamos siendo auténticos y nos estamos dejando influenciar por nuestro entorno.